Home / Material en Pdf / FINANZAS PARA NO FINANCIEROS: Introducción A Los Mercados De Capitales

FINANZAS PARA NO FINANCIEROS: Introducción A Los Mercados De Capitales

Mercados de renta fija

Se negocian activos de renta fija, cuyas características son:

1) Representan deudas de la entidad emisora;

2) Proporcionan a su poseedor un rendimiento prefijado de antemano, constante o variable.

3) No forman parte del capital de la empresa, no tienen voto y no participan en los resultados;

4) Su vencimiento es variado, algunos con un plazo inferior a 18 meses, (activos monetarios), como las letras y pagarés de empresa; y activos con un plazo superior a 18 meses, que forman el mercado de capitales de créditos a largo plazo, como los bonos y las obligaciones.

El poseedor de estos valores se convierte en acreedor de la sociedad emisora, teniendo prioridad ante los accionistas respecto al cobro de la deuda en caso de liquidación de la sociedad. El inversor puede conocer el riesgo que asume a partir de la calificación crediticia o “rating” otorgada por auditoras independientes como Moody’s o Standard and Poor’s (S&P).

Estas calificaciones se reflejan en códigos de letras (desde AAA a CD, en el caso de S&P); los grupos que empiezan por la letra A comprenden a las entidades con mayor calidad crediticia y, por consiguiente, mayor capacidad de pago.

Riesgo de tipo de interés

Existe un riesgo de pérdida cuando se produce la venta de los títulos en el mercado secundario antes del vencimiento. Dicha pérdida se daría si los tipos de interés aumentan, ya que en este caso los precios de las emisiones antiguas bajan, al proporcionar un interés inferior respecto a las nuevas emisiones, obteniendo una rentabilidad inferior a la esperada. Evidentemente, descensos en los tipos de interés, le reportarán un beneficio superior al esperado al realizar la inversión.

Un ejemplo aclara estas afirmaciones.

El Tesoro emite bonos a un tipo de interés del 3%. Por ser un título de renta fija el suscriptor se asegura una rentabilidad del 3% sobre su inversión hasta el vencimiento del título. Supongamos que en una situación inflacionaria, la nueva emisión de bonos del Tesoro se realiza a un tipo de interés del 4%; es evidente que ahora resulta más rentable invertir en los nuevos bonos, por lo que para vender en el mercado los bonos antiguos habrá que bajar el precio de los mismos hasta equiparar su rentabilidad al 4% de los nuevos.DESCARGA AQUÍ