Home / LIBROS / Libro: Auditoria de Estados Financieros

Libro: Auditoria de Estados Financieros

El objetivo de una auditoría de estados financieros es mejorar el grado de confianza de los usuarios a los que van dirigidos dichos estados financieros.

Esto se consigue mediante la emisión de una opinión por parte de un auditor respecto a si los estados financieros han sido elaborados, en todos los aspectos materiales, de conformidad con un marco de información financiera aplicable.

Una auditoría realizada de conformidad con las Normas Internacionales de Auditoría (NIA) y los requisitos éticos pertinentes permite que el auditor se forme una opinión.

Los estados financieros sometidos a auditoría son los estados financieros de la entidad que han sido elaborados por la dirección de dicha entidad con la supervisión de las personas que están a cargo de la dirección.

Las NIA no imponen responsabilidades a la dirección o gerencia de las entidades, ni invalidan la legislación o normativa que regula sus responsabilidades; no obstante, se lleva a cabo una auditoría partiendo de la premisa de que dicha dirección y, cuando sea de aplicación, dicha gerencia ha aceptado determinadas responsabilidades que son fundamentales para realizar una auditoría.

La auditoría de los estados financieros no exime de sus responsabilidades a las personas a cargo de la dirección o gerencia.

Como base de la opinión del auditor, las NIA exigen que el auditor obtenga una seguridad razonable de que los estados financieros en su conjunto no presentan errores materiales, debidos a fraude o a equivocaciones.

La seguridad razonable es un alto nivel de seguridad que se obtiene cuando un auditor ha conseguido evidencias adecuadas y suficientes que reducen el riesgo de auditoría (que es el riesgo de que el auditor emita una opinión incorrecta cuando los estados financieros sean materialmente erróneos) a un nivel bajo aceptable.

No obstante, la seguridad razonable no es un nivel de seguridad absoluta, porque existen limitaciones inherentes a una auditoría que resultan de la mayoría de pruebas de auditoría sobre las que el auditor saca conclusiones y basa su opinión y que son más bien subjetivas en lugar de objetivas.

La opinión del auditor no depende de sí mismo, sino de la Administración de las empresas, quienes deben contar con una excelente contabilidad y reportes financieros, controles internos adecuados y un manejo de los riesgos relacionados con el negocio.

Bueno amigos, pueden descargar el libro gratis en PDF AQUÍ