Home / Uncategorized / Qué Son Las Diferencias De Auditoría y Hallazgos: Auditoría Financiera

Qué Son Las Diferencias De Auditoría y Hallazgos: Auditoría Financiera

El hallazgo o los hallazgos de auditoría están relacionados con las debilidades en el control interno de la entidad auditada detectadas por el auditor. Por lo tanto, abarca los hechos y otras informaciones obtenidas que merecen ser comunicados a los funcionarios de la entidad auditada y a otras personas interesadas. En algunos casos, dichos hallazgos se convierten en observación, que tienen efecto en el dictamen del auditor.

Los hallazgos no representan las conclusiones del auditor basadas en el análisis del significado e importancia de los hechos y las recomendaciones y disposiciones resultantes, es decir, un hallazgo es la base para una o más conclusiones, recomendaciones y disposiciones a incluir en el informe del auditor; va a depender de la magnitud e importancia de este, que se deriven una o varias conclusiones o, en su defecto, que de uno o más hallazgos derive una conclusión.

1. Objetivo

Los hallazgos permiten identificar hechos importantes, vale decir, de importancia relativa, que incidan en la gestión de recursos en la entidad, que merecen ser comunicados en el informe del auditor.

2. Evaluación de las diferencias

identificadas como parte del proceso de auditoría el auditor deberá evaluar la gravedad de cada deficiencia, ya sea individualmente o en una combinación con otras, calificándola si es una deficiencia significativa o una debilidad importante. La gravedad de una deficiencia depende de lo siguiente:

  • La magnitud de la representación incorrecta potencial, resultante de una deficiencia o deficiencias.
  • Si existe una razonable posibilidad de que los controles de la entidad no prevendrán, o no detectarán ni corregirán una representación incorrecta de un saldo contable o de una revelación.
  • La gravedad de una deficiencia no depende de si una representación incorrecta haya ocurrido efectivamente.

a) Factores que afectan la magnitud de una representación

Los factores que afectan a la magnitud de una representación incorrecta, que podría resultar en una deficiencia o deficiencias incluyen, pero no están limitados, a los siguientes aspectos:

  • Los montos en los Estados Financieros o el total de transacciones expuestas a la deficiencia.
  • El volumen de actividad (en el periodo actual o esperado en periodos futuros) en la cuenta o en la clase de transacciones expuestas a la deficiencia.
  • En la evaluación de la magnitud de la representación incorrecta potencial, el monto máximo por el cual un saldo contable o el total de transacciones pueden estar “sobrestimados”, generalmente es el monto contabilizado, mientras que las subestimaciones podrían ser mayores al monto contabilizado.

b) Factores de riesgo que afectan la magnitud de una representación

Los factores de riesgo afectan si existe una razonable posibilidad de que una deficiencia o una combinación de estas resultaran en una representación incorrecta de un saldo contable o de una revelación. Los factores incluyen, pero no están limitados, a los siguientes:

  • La naturaleza de los saldos contables, clases de transacciones, revelaciones y afirmaciones involucradas en los Estados Financieros.
  • La susceptibilidad a pérdida o a fraude de los activos y pasivos relacionados.
  • La subjetividad, complejidad o alcance de los juicios requeridos para determinar el monto involucrado.
  • La interacción o relación del control con otros controles.
  • La interacción entre las deficiencias.
  • Las posibles futuras consecuencias de la deficiencia.

3. Incidencia de los hallazgos convertidos en observaciones en la opinión del auditor

Los hallazgos de auditoría evaluados, y posteriormente revelados como observaciones, influyen directamente en la decisión del auditor al momento de opinar, especialmente cuando los errores o las desviaciones son materiales o de gran magnitud, es por ello que debemos tener en cuenta los lineamientos establecidos por las NIA.

Por otro lado, él puede considerar al determinar si una deficiencia o combinación de deficiencias en el control interno constituye una deficiencia significativa; incluyen los siguientes:

  • La probabilidad de que las deficiencias lleven a errores materiales en los Estados Financieros en el futuro.
  • La susceptibilidad a pérdida o fraude del activo o pasivo relacionado.
  • La subjetividad y complejidad de determinar montos estimados, como estimaciones contables del valor razonable.
  • Los montos de los Estados Financieros expuestos a las deficiencias.
  • El volumen de actividad que ha ocurrido o pudiera ocurrir en el saldo de
    cuenta o clase de transacciones expuestos a la deficiencia o deficiencias.
  • La importancia de los controles para el proceso de información financiera, por ejemplo:
  1. Controles de monitoreo general (como supervisión de la administración).
  2. Controles sobre la selección y aplicación de políticas contables importantes.
  3. Controles sobre transacciones importantes con partes relacionadas.
  4. Controles sobre transacciones importantes fuera del curso normal de negocios de la entidad.
  5. Controles sobre el proceso de información financiera final del ejercicio (como controles sobre asientos de diario no                     recurrentes).
  • La causa con frecuencia de las excepciones detectadas como resultado de las deficiencias en los controles.
  • La interacción de la deficiencia con otras deficiencias en el control interno.

3.1. El auditor expresará una opinión modificada en el informe de auditoría
cuando:

  • concluya, sobre la base de la evidencia de auditoría obtenida, que los Estados Financieros en su conjunto no están libres de errores materiales o significativos; o,
  • no puede obtener evidencia de auditoría suficiente y adecuada para concluir que los Estados Financieros en su conjunto están libres de incorrección material.

3.2. Determinación del tipo de opinión modificada 

En auditoría, la opinión modificada no significa cambiar la opinión del auditor, tal como se puede interpretar semánticamente; la NIA 705 considera modificación de la opinión a las distintas alternativas o tipos de opinión tales como opinión con salvedades, opinión negativa o abstención
de opinión; por lo tanto, si expresamos el término opinión modificada, nos estamos refiriendo al tipo de opinión distinta a la de la opinión limpia o contraria a la opinión limpia.

Debido a las circunstancias del trabajo de auditoría, el auditor deberá emitir una opinión modificada en los siguientes casos:

a) Opinión con salvedades 

El auditor expresará una opinión con salvedades cuando:

  • habiendo obtenido evidencia de auditoría suficiente y adecuada, concluya que los errores, individualmente o en forma agregada, son materiales, pero no generalizadas, para los Estados Financieros; o
  • el auditor no pueda obtener evidencia de auditoría suficiente y adecuada en la que pueda basar su opinión, pero concluya que los posibles efectos sobre los Estados Financieros de los errores no detectados, si hubieran, podrían ser materiales, aunque no generalizados.

b) Abstención de opinión

El auditor denegará la opinión (o se abstendrá de opinar) cuando no pueda obtener evidencia de auditoría suficiente y adecuada en la que pueda basar su opinión, y concluya que los posibles efectos sobre los Estados Financieros de los errores no detectados, si hubieran, podrían ser materiales y generalizados.

El auditor denegará la opinión (o se abstendrá de opinar) cuando, en circunstancias extremadamente poco frecuentes supongan la existencia de múltiples incertidumbres, el auditor concluya que, a pesar de haber obtenido evidencia de auditoría suficiente y adecuada en relación con cada una de las incertidumbres, no es posible formarse una opinión sobre los Estados Financieros, debido a la posible interacción de las incertidumbres y su posible efecto acumulativo en los Estados Financieros.

c) Opinión negativa

El auditor expresará una opinión negativa (o adversa) cuando, habiendo obtenido evidencia de auditoría suficiente y adecuada, concluya que los errores, individualmente (errores materiales) o de forma agregada (suma de errores tolerables que hacen que equivalga a un error material), son materiales y se encuentran generalizados en los Estados Financieros.

Cuando el auditor concluye que los Estados Financieros contienen representaciones erróneas materiales muy significativas y generalizadas en los mismos, debe incluir un párrafo que fundamente la opinión negativa, donde debe explicar los motivos por los cuales emite este tipo de opinión.

Conjuntamente, deberá aclarar en su párrafo de opinión que debido a la importancia de los asuntos descritos en el párrafo que fundamenta la opinión negativa, los Estados Financieros no están presentados razonablemente (o no presentan un punto de vista verdadero y razonable), de acuerdo con el marco de referencia de información financiera aplicable; o bien, que los Estados Financieros no han sido preparados en todos los
aspectos importantes, de acuerdo con las Normas Internacionales de Información Financiera.